QUIEN SOY

¿Quién SOY?

MI HISTORIA

Muchas veces leyendo páginas web, esta pregunta, ¿quién soy?, es la que dispara luego una descripción de lo que esa persona hace y no quien “es”… Yo simplemente voy a describirte en forma lo más clara y franca posible mi proceso de por qué llegué hasta aquí. De por qué llego a hacer lo que hago y lo que hoy te ofrezco a vos y a todas las personas que diariamente me contactan.

Hace 15 años atrás, me ganaba mi sustento vendiendo en la calle de mi ciudad, Mar del Plata. Vendía cosmética para una firma comercial de renombre, tenía mis clientes entre farmacias y perfumerías que de a poco fui incrementando. Estaba casado con 3 hijos de 2 matrimonios, y, lo que es más importante recalcar es que, mi vida era la vida de mucha gente, vivía nervioso y enojado todo el día. Mi malhumor me afectaba a mí, y, por ende, a todos aquellos que me rodeaban. Estaba permanentemente ansioso, estresado, mis energías no eran las mejores. Mi frustración la volcaba en mis allegados, que justamente eran los que más me querían. Me maltrataba y los maltrataba. Esa vida, si es que se podía llamar vida, me duró hasta los casi 49 años. Cuando estaba por cumplir 7 veces 7…o sea 49 años, me morí y volví a nacer. Me morí simbólicamente hablando, hice mi metanoia, mi gran transformación de vida. A partir de ese instante, comencé a transitar una vida completamente diferente. Fue haber vivido dos vidas en una. Un antes y un después. Un golpe emocional, un traspié de vida, dio lugar a ese gran cambio. Aproveché ese cachetazo de la vida, como apalancamiento de mi cambio. Sucedió algo totalmente distinto en mi vida, a partir de la propia aceptación de mí mismo.

Comenzó el amor en mi vida. Aquello que había buscado en el afuera durante 48 años, ahora lo había encontrado al fin. ¿Saben dónde lo encontré?… dentro de mí. Desde esa aceptación, sobrevinieron  todos los cambios. Ya no volví a ser el de antes, el amor me había transformado y lo sigue haciendo hoy en día.

Hace 15 años, morí y desperté a la conciencia, hace 3 años, con la muerte de nuestra perra, desperté al amor total, y, hace hoy no más de 5 meses, con un suceso familiar emocional muy intenso, desperté al dolor. Cada despertar que tuve en mi vida fue por una situación de las que llamamos dolorosas y esto es porque el hombre aprende por amor o por dolor, y normalmente lo hacemos por dolor. Esas experiencias de vida las fui integrando a mi crecimiento personal, cada una consiguió hacer de mí una mejor persona, más humano, más compasivo para conmigo y entonces para con mi prójimo.

Todas mis transformaciones me hicieron recorrer un camino, el camino de la toma de conciencia. Aprendí “el cómo” realizar las transformaciones en la vida y eso lo volqué a mi vida primero, luego en mi libro y lo sigo volcando en todas mis conferencias, mis talleres y como coach de vida. Lo que dicto como conferencista, en mis talleres y uso como herramientas dentro de un coaching, es, fundamentalmente, lo que he realizado en mi propia vida.

En ese camino de aprendizaje me modelé y aprendí, con casi todos los mejores maestros que hubieron y hay sobre esta temática. Aquí nombro a algunos de los tantos que me aportaron en mi crecimiento, dejando expreso agradecimiento a cada uno de ellos. Todos aportaron luz a mi propio camino: Sigmund Freud, Carl Jung, Louisa Hay, Shakti Gawain, Osho, Krishnamurti, Deepak Chopra, Carlos Castaneda, Antonhy de Mello, Emmet Fox, Conny Mendez, B.K.S. Iyengar, Paramahansa Yogananda, Dr. Enrique Guillermo Suarez (creador del Fobi club), Dr. José Cabouli y Brian Weiss (regresiones de vida), Dr. Hammer (descubridor de la Ley Férrea del Cancer) y el Dr. Fernando Callejón, quién continuó y amplió el camino de Hammer. En P.N.L., lo hice con Joseph O”Connor, Andrea Lages, John Seymur,  Steve Andreas, Charles Faulker, Antonhy Robbins y con los que lo inventaron: John Grinder y Richard Bandler. En relaciones humanas en el núcleo familiar me modelé con Virginia Satir. En Biología con el Dr. Bruce H. Lipton.

Existieron otros tantos maestros, que me aportaron, cada uno una parte de su sabiduría, para poder integrarla en lo que hoy es mi vida. Sólo tuve en mi camino una maestra físicamente presente y fue en mis inicios del despertar, luego la vida me fue formando a través de todos estos maestros que he nombrado y muchos más que no he referenciado pero que también han aportado muchísimo a mi desarrollo.

Siempre tuve inclinación hacia el servicio, a los otros. Habiendo realizado una profunda transformación en mi vida, luego comencé a volcar lo aprendido en cada uno de mis encuentros, de mis talleres. Al principio lo realizaba por hobby, como vocación y en tiempos muy libres. La vida me fue llevando a que cada vez lo fuera haciendo en más momentos, hasta que tuve que tomar una decisión, pues el servicio hacia el otro se había convertido en mi vida entera. Decidí hacer esto en forma profesional, para ello me había preparado por 15 años, había realizado distintos talleres durante ese tiempo: Talleres de Desarrollo Personal y Toma de Conciencia, Talleres de Numerología, Talleres sobre Miedos y Fobias, 14 Días Para Tu Transformación Personal, Taller de Metafísica Aplicada, Viaje al Fondo del Alma, Taller Emocional,  Taller de Psico-Numerología, Taller sobre Vidas Pasadas y Memoria Celular, Pasión Por Vivir, Liderazgo y Logros, entre tantos. Los cuales ayudaron a muchísima gente a poder obtener, mediante las herramientas que les entregaba,  profundos cambios de vida. A través de mi acompañamiento, ellos realizaban sus transformaciones, sus grandes cambios de vida, al igual que lo había realizado yo con la mía. Un coach de vida sólo acompaña, el trabajo y los resultados obtenidos son gracias a lo que cada persona hace con las herramientas que el coach le ofrece. El mérito del cambio es de cada persona que es coucheada, no del coach.

Espero este breve relato haya reflejado mi pasión por la vida y el servicio hacia los demás, incitándolos a comenzar o continuar su propio camino, tal vez, juntos.